Cargando la página por favor espere...

BuzosArgentinos.com.ar - Pagina de inicio
Mapa del sitio   |   Zona de usuarios y colaboradores   |   Comentarios y sugerencias  
BuzosArgentinos inicio Destinos de buceo Buceo en San Rafael, Mendoza.
BuzosArgentinos inicio
DIRECTORIOS
Escuelas de buceo
Direcciones útiles
Vínculos a sitios internet
Vínculos a BuzosArgentinos.com.ar
EDITORIAL
Preguntas frecuentes
¿Qué es el buceo?
Estadísticas de tiburones
COLABORADORES
Destinos de buceo
Buceo en San Rafael, Mendoza.
Los cenotes de Yucatán
Los Naufragios de Punta Mogote
Hospedaje en Bombinhas
Cantera Ferrando
Prohibido bucear en La Ni&ntil
Canteras de Curuzú Cuat
Mas notas...
Biologia marina
Buceo deportivo
Buceo tecnico
Buceo profesional
Certificadoras y cursos
Descargas (downloads)
Discapacidad y buceo
Equipamiento y tecnologia
Fotografia y Video sub
Medicina del buceo
Nautica
SERVICIOS
e-mail Zzn
Galería fotográfica
Boletines - Archivo

Diseño y realización
Recursos Informaticos Argentina


Destinos de buceo

Paginas creadas por colaboradores

     Buceo en un pueblo sumergido  (Córdoba, Argentina)

     Andrés Luis Lukac Mensaje
     PADI IDC Staff Specilaties Instructor, EFR Instruc

     Director de Escuela Austin Underwater (Argentina - Buenos Aires, Martinez). Cursos de especialidades, viajes de buceo.

    Ctalamochita: Uno de los sitios de buceo más completos de Argentina, donde se pueden realizar buceos de bautismo hasta tomar cursos de especialidad de buceo en cavernas, cursos para iniciados y avanzados y cursos de especialidades. Podemos bucear en los lugares ya conocidos o hacer inmersiones en busca de ruinas aún no descubiertas.

Votá por esta nota:
(23 votos)

 Buceo en Río Tercero  (Ctalamochita) Córdoba.

 

Glosario

  • Reseña Histórica del Río Tercero, Diques y Usinas Eléctricas.
  • Reseña Histórica Estancia El Salto y Ciudad de Almafuerte.
  • Las ventajas del buceo en los lagos de Río Tercero.
  • Buceando en Segunda usina.
  • Buceando en Tercera Usina. 
  • Buceando en Piedras Moras.
  • Cursos de buceo y especialidades.
  • La investigación.

   

Reseña Histórica del Río Tercero, Diques y Usinas Eléctricas.

 

En Córdoba sobre el cauce del Río Tercero, se dan unas características topográficas muy particulares lo que hace que, gracias a las grandes diferencias de altura del mismo y a que se encuentra encajonado entre sierras,  se han construido desde el año 1912 distintas represas, algunas de las cuales tuvieron origen como reservorio de agua para riego y provisión de agua potable, en tanto otras fueron diseñadas desde su origen para abastecer diversas centrales hidroeléctricas.


 

(Diagrama obtenido del sitio web de EPEC)

 

En el año 1912 se instaló por primera vez un generador eléctrico en el cauce del río tercero, en el lo que hoy es un lago formado por el dique conocido como Usina 3 Ingeniero Reolín, (1967) al realizar las obras para este nuevo dique, dicho generador eléctrico fue retirado, pero aún quedan vestigios de lo que fueran las bases para los generadores y galpones de estilo inglés construidos de piedra maciza y tallada a mano, donde se ubicaban los transformadores y demás elementos.

 

La misma empresa llevó a cabo la construcción, aguas abajo, de un pequeño dique en un paraje llamado La Cascada, que llevaba ese nombre por un gran salto natural de agua en el cauce del río, la construcción del dique y edificios aledaños de características similares a los descritos con anterioridad data del año 1914 y fue conocida mientras funcionó y hasta la actualidad como “Usina La Cascada”, la misma dejó de funcionar en el año 1979 cuando se comenzó el llenado del dique de Piedras Moras. Este dique y el edificio principal de generación eléctrica, conductos de agua, lugar donde iban las turbinas y demás quedaron sumergidos, asomándose por fuera del agua los últimos 4 metros de la imponente construcción.

 

Entre los años 1927 y 1936 se lleva a cabo la construcción del “Embalse Río Tercero” o bien Embalse, el mismo es alimentado por los ríos Santa Rosa, Grande, Amboy, Quillinzo y La Cruz, con una profundidad máxima de  46 metros y una superficie de 5.600 ha, se encuentra a una altura de 532 msnm. La central Hidroeléctrica lleva el nombre de Fitz Simón, en Embalse en el año 1984 comienza a funcionar la segunda Central Eléctrica Nuclear de Argentina.

 

Entre 1948 y 1955 se construye la represa Segunda Usina o Ingeniero Cassafousth, con una profundidad máxima de 32 metros, y una superficie de 102 ha., a una altura de 488 msnm.

 

Del año 1948 al 1967 se planifica y construye el dique Tercera Usina o Ingeniero Reolín, con una profundidad máxima de 43 metros y una superficie de 293 ha., a una altura de 444 msnm.

 

Del año 1972 al 1979 se construye el dique Piedras Moras, que lleva este nombre por el color de las rocas aledañas al cauce original del Río Tercero en esa zona. Con una profundidad máxima de 53 metros y una superficie de 830 ha., se encuentra a 409msnm.

Como diques y usinas complementarias de Embalse se construyó el complejo Río Grande compuesto por los diques Arroyo Corto, y Cerro Pelado, este complejo forma una Usina de Caverna, que además de funcionar como central hidroeléctrica, puede invertir sus funciones convirtiéndose en una poderosa bomba hidráulica y así restituir el agua de Arroyo Corto a Cerro Pelado. Este complejo hídrico se diseñó y construyó entre los años 1970 y 1986.

 

La presa de Arroyo Corto funciona como Contraembalse, con una profundidad máxima de 40 metros y una superficie de 393 ha., se encuentra a una altura de 691 msnm, construido sobre el Río Grande.

 

El lago Cerro Pelado, con una profundidad máxima de 100 metros y una superficie de 1240 ha., se encuentra a una altura de  876 msnm.

 

Si bien estos dos últimos diques se encuentran sobre el cauce del Río Grande luego del proceso de generación – bombeo las aguas sobrantes fluyen hacia el Embalse de Río Tercero

  

 

 

Reseña Histórica Estancia El Salto y Ciudad de Almafuerte.

 

La historia de la estancia El Salto se remonta hasta fines del siglo XVI. Cuando el año 1662 los antepasados del fundador de la ciudad de Almafuerte recibieron en calidad de merced, por parte del gobernador de Córdoba, las tierras linderas para anexarlas a la estancia El Salto, de esta manera la estancia logró tener una gran extensión de tierras a ambos lados del río Tercero.

 

La estancia lleva el nombre de El Salto debido a una gran caída de agua del río Tercero, que no solamente era un punto claro de encuentro sino que además era paso obligado para cruzar este río y poder llegar al Chile y de allí al Alto Perú.

 

Con el correr de los años la estancia El Salto vuelve a dividirse dando origen a la estancia La Ventura, donde en el año 1855 nace el Dr. Pedro C. Molina.

 

Por los años 1880 – 1890 el Dr. Pedro C. Molina, descendiente de los propietarios originales de las tierras, construyó un pequeño dique y un canal para llevar agua de riego a sus campos, actualmente este dique se encuentra debajo del lago formado por la represa de Tercera Usina.

 

En el año 1912 el Dr. Pedro C. Molina, dueño de la estancia "La Ventura" luego de la llegada del ferrocarril, lotea la misma y comienzan a vender los primeros terrenos, considerándose ese año como el de la fundación de la ciudad de Almafuerte.

Los dos hitos que signaron el progreso de la población fueron: la fundación de la Cooperativa de Servicios Públicos Almafuerte Ltda, en 1931; y la declaración de Municipio, alcanzada en 1953.

 

En las cercanía de lo que otrora fuese el pueblo de Almafuerte se encontraban varias estancias, las cuales siguieron su desarrollo normal con el pasar de los años.

 

Con el paso del tiempo río abajo se fundó un pequeño pueblo llamado El Salto Norte, a ambas márgenes del río El Soconcho, un afluente del Río Tercero, este pueblo contaba con cementerio, una Capilla, algunas casas, un puente que los comunicaba y a escasos metros pasaba la ruta nacional que comunicaba Almafuerte con Córdoba, en la actualidad todas estas construcciones se encuentran bajo el agua del lago Piedras Moras.

 

 

Las ventajas del buceo en los lagos de Río Tercero.

 

En los lagos de Río Tercero se presenta un fenómeno poco común y que preocupa a ambientalistas, técnicos y biólogos, ésta es la gran proliferación del Mejillón Dorado (Limnoperna Fortunei) y la Almeja Asiática (Corbicula Fluminea), ambas especies no nativas y de origen asiático que se han adaptado sin ningún inconveniente a este ambiente desde aproximadamente el año 2000, desplazando a las especies nativas y generando grandes problemas en los ductos de agua para consumo, riego y en las usinas hidroeléctricas.

 

Lejos de alegrarnos por este inconveniente a los buzos nos preocupa el cuidado del medio ambiente y la posibilidad de que el mismo se vea dañado o afectado por alguna plaga, pero también reconocemos que esta “plaga” nos estás haciendo un gran favor debido a que son bivalvos filtradores y como todos los de su especie (cholga, mejillón, vieira, ostra, almeja, etc.) se alimentan de microalgas, ellos literalmente cuelan el agua alimentándose de las partículas que retienen, y como efecto secundario lo que obtenemos los buzos como beneficio es un “lago más transparente y cristalino”, o sea mayor visibilidad, que es uno de los factores determinantes para la práctica del buceo recreativo.

 

Con el transcurso de estos años los bivalvos se han esparcido en gran cantidad y han aumentado su tamaño por varios de estos lagos de Córdoba, es por ello que aunque llueva y los lagos tengan un flujo continuo de agua podemos bucear con una visibilidad de entre 4 y 20 metros dependiendo de otros factores como el viento, y la temperatura del agua.

 

Lo que realmente marca la diferencia entre los lagos de Piedras Moras, Segunda y Tercera Usina, con respecto a otros lagos del país e incluso de Córdoba son además de la visibilidad los accidentes naturales del río que serpentea entre rocas formando una especie de cañón que al encontrarse inundado se puede bucear con comodidad y suficiente profundidad, también encontraremos distintos vestigios del accionar humano como ser represas y construcciones sumergidas.

 

Al ser lagos de origen artificial podemos encontrar en ellos bosques enteros sumergidos compuestos por distintos árboles, de los cuales por su disposición se puede saber que algunos pertenecían a un monte de frutales, en tanto otros que llegan a los 18 metros de altura deben de haber sido eucaliptos, típicos árboles que se plantaban cerca de los caminos de entrada a las estancias, también vemos algunos arbustos de menor porte.

 

En cuanto a la vida podemos encontrar caracoles, cangrejos, mejillones, almejas, dientudos, tarariras, pejerreyes, mojarras, viejas de río, bagres, patíes y palometas entre otros, en los buceos nocturnos es más fácil ver cardúmenes de peces e incluso podemos encontrarnos con varias anguilas de hasta 50 cm. de largo. 

 

 

Buceando en Segunda usina.

 

 

Cuando se construyó Segunda Usina se tuvieron que implementar medidas para desviar el cauce original del río y así poder construir el paredón, como también dinamitar partes de las sierras que iban a quedar sumergidas para obtener material para el mismo.

 

Partimos de Almafuerte, nuestra base principal, camino a Segunda Usina, tomamos la ruta nacional 36 hasta el desvío con la ruta provincial E63, son cerca de 20 minutos hasta llegar a la ciudad de Embalse, desde aquí nos esperan otros 30 minutos de viaje, esta vez recorriendo un camino de tierra y pedregullo que va serpenteando a la vera del río por en medio de las sierras, dejándonos apreciar un paisaje hermoso compuesto de grandes rocas, árboles añejos y praderas verdes, luego de unos 15 minutos pasamos frente a los ductos que traen agua del lago hacia la Usina Cassafousth, son dos caños de metal de gran diámetro que bajan de la montaña en forma imponente para entregar toda la potencia de la caída del agua a las turbinas. Continuamos el camino y a los pocos kilómetros entramos en un poblado, es el pueblo conocido como Segunda Usina, tuvo su origen como lugar de vivienda para aquellas personas que trabajaron en la construcción de la represa y que encontraron en este lugar paradisíaco su lugar para vivir, muchos de los actuales pobladores son descendientes de aquellos primeros habitantes. Continuamos con el viaje llegando a la represa que se levanta majestuosa entre las sierras y los árboles que la circundan.

 

Una vez aquí tenemos tres o cuatro sitios de buceo que valen la pena ser conocidos, entre ellos se encuentra la Bahía Escondida, es una pequeña bahía a la que se accede por un camino de tierra en pendiente que apenas nos da espacio para pasar por los arbustos que se esfuerzan por cerrarnos el camino, en esta bahía tenemos una profundidad de hasta 16 metros, y como se encuentra al reparo del viento la visibilidad suele ser excelente, podemos disfrutar de una gran cantidad de peces y sobre todo de un gran bosque de árboles de hasta 12 metros de altura de donde cuelgan como testigos de la cantidad de peces que la habitan las tansas que los pescadores debieron cortar por habérseles enredado, algunas de las cuales tienen tantos años que se encuentran cubiertas por mejillones dándoles más atractivo al buceo.

 

Otro de los sitios de buceo es justo en la margen opuesta del lago en una bajada muy suave que se prolonga dentro del lago por un par de metros y nos permite ingresar al mismo sin mayores inconvenientes, desde este sitio ideal para armar un toldo para estar al reparo del sol o del frío podemos hacer varias inmersiones, nos decidimos primero por ir a recorrer el cauce original del río que se encuentra a 32 metros de profundidad, dada la misma y que el tiempo de inmersión va a estar muy limitado decidimos realizar la inmersión utilizando computadores de buceo y de esta forma planificar una inmersión multinivel para aprovechar mejor el tiempo de fondo y los créditos que ésta nos entrega, ingresamos al agua, teniendo siempre presente el concepto del buceo seguro, tomamos el rumbo indicado y nos dirigimos rápidamente al fondo, luego de unos minutos nos encontramos con una reja enorme de tres por cinco metros, conformada con hierros doble T, esta reja está allí para proteger la entrada de un túnel que debió utilizarse cuando se construyó el dique, con unas linternas potentes puede verse en su interior, comenzamos a recorrer el entorno y descubrimos que esta boca del túnel se encuentra cavada en la roca siendo sus costados de roca maciza , continuamos el recorrido y nos encontramos con unos pilotes de concreto de un metro de diámetro por dos y medio de altura con unas ranuras que sirvieron en su momento como guías para las compuertas del canal de desvío del río, son tres pilotes, el del medio cumple doble función, junto a estos pilotes vemos que para hacer el canal debieron tallar la piedra y aún hoy se siguen distinguiendo las marcas blancas dejadas por los cinceles, continuamos buceando por el canal un par de minutos más y antes de llegar a los límites decidimos disminuir la profundidad e ir enfilando hacia el punto donde ingresamos.

 

En otro buceo decidimos bucear junto a la pared, es una pared que va desde los 5 metros hasta el fondo del lago, que en este punto tiene cerca de 30 metros, es una pared de roca que fue dinamitada cuando se construyó el dique tiene cerca de 70 metros de largo y va formando figuras muy extrañas con cuevas y salientes de hasta dos metros, en donde pueden verse muchas viejas del agua pegadas a ellas y algunos bagres, las rocas son de distintos colores dado que en esta zona hay mica, hierro y cobre por lo cual la pared va cambiando del clásico color roca mutando a partes amarillas, lo que le da un valor agregado.

 

Un tercer buceo de poca profundidad se puede hacer contra la margen del lago llegando hasta el paredón del dique, en este buceo vamos a encontrar varias acacias sumergidas que aún mantienen sus hojas dando la impresión de ser de color dorado y siendo refugio para una enormidad de peces pequeños los cuales pueden verse por decenas.

 

 

Buceando en Tercera Usina.

 

             Saliendo de nuestra base en Almafuerte el camino hacia Tercera Usina es relativamente corto, algo así como 20 minutos en total, tomamos la ruta nacional 36, hasta el desvío de la ruta provincial E63 y seguimos por ésta un par de kilómetros desviándonos por un camino mejorado hasta llegar a la tranquera de un campo privado donde quien allí vive Carlos Oviedo gentilmente nos autoriza el ingreso y nos indica el mejor lugar de buceo, algo que nos sorprende tratándose de una persona cercana a los 70 años de edad, claro conversando con él descubrimos que conoce este páramo desde antes que el mismo fuese inundado y por lo tanto gracias a su gran memoria nos da una serie de indicaciones muy útiles por cierto, tanto para nuestros buceos aquí como para los que realizaremos en Piedras Moras.

            En este lugar tenemos muchos sitios de interés, en este punto el lago corre perfectamente de norte a sur, comenzamos la inmersión ingresando cómodamente al agua, nos dirigimos hacia el norte a una profundidad de 10 metros observando el fondo con sus distintas formaciones rocosas, luego de unos cinco o seis minutos abrupta e instantáneamente el suelo desaparece bajo nuestros ojos, como cortado con tijera se abre un canal que corre de este a oeste con una profundidad de treinta metros y un ancho de cien, comenzamos a recorrerlo, es impactante, la pared cortada a mano y el fondo de arena, llegando a la mitad del dique aparecen unas escaleras talladas a mano en la piedra para que los obreros pudiesen subir por las mismas, en este canal ocurre un fenómeno extraño y es que el agua a 10 o a 30 metros tiene la misma temperatura fenómeno que se produce por ser muy poco el volumen de agua a estas profundidades.

            El segundo buceo se hace buscando el cauce del río y luego tomando rumbo norte, antes de llegar al canal nos encontraremos con lo que fueran los pilotes de hormigón que soportaban un viejo puente de madera, luego de recorrerlos volveremos buceando entre grandes formaciones rocosas y algunos árboles de gran porte. Mientras nos encontrábamos volviendo al lugar de salida nos encontramos con un paredón de cerca de tres metros por dos de altura, en cuyas bases se veían unas escaleras de roca que salían hacia ambos lados con siete escalones de un metro de ancho por treinta centímetros de pedada y veinte de altura, lamentablemente el tiempo no nos daba para seguir recorriendo el lugar así que quedó pendiente para el próximo viaje, pero estamos seguros que debe tratarse de una casa o galpón.

            Además de estos lugares se pueden bucear las estructuras de unas torres para transporte de energía eléctrica, como así también buscar el dique y canal para riego que construyera Pedro C. Molina los cuales se encuentran en una zona relativamente cercana, el arroyo Quebracho era un afluente del Río Tercero y actualmente del lago, tenía un puente de hormigón que lo cruzaba y ahora se encuentra debajo del agua, aún debemos encontrar el lugar preciso en que está.

            Respecto del gran canal que corta el lago, parece ser que cuando se decidió hacer Tercera Usina el lugar de emplazamiento de dique iba a ser ese y que debido a la fragilidad del suelo por ser de arena luego de haber socavado la piedra se decidió trasladarlo al lugar que ocupa actualmente, dejándonos a los buzos este magnífico monumento bajo el agua.

 

 

Buceando en Piedras Moras.

 

 Los buceos en Piedras Moras nunca dejan de sorprenderme, por eso es que elijo como base a la ciudad de Almafuerte, que se encuentra a escasos dos kilómetros del lago. En este lago hay algunos puntos de buceo que por la cantidad de visitantes que han tenido fueron difundidos y son conocidos por muchos buzos, entre ellos se encuentran:

 

            El edificio de la Usina La Cascada, construido en el año 1914 conjuntamente con su dique y el canal para abastecer las turbinas, este edificio tiene tanto para mostrar que pueden realizarse en él muchas inmersiones y siempre se descubrirá algo nuevo, consta de tres pisos con una gran cantidad de puertas, ventanas y paredes divisorias, sala de máquinas, los ductos para las turbinas, sala de herramientas, compuertas de quebracho que aún hoy en día luego de treinta años de permanecer bajo el agua se encuentran intactas, paredones y muchos detalles que son imposibles de describir, parte del túnel de ingreso de agua se encuentra sin el techo y el mismo puede ser recorrido en ese trayecto incluso por buzos con poca experiencia, luego donde se encuentra completo puede recorrerse por fuera hasta llegar al dique propiamente dicho donde puede leerse tallado en la piedra el año de construcción del mismo “1914”. Si se retoma desde el dique sumergido por el cause del río nos encontraremos en un cañadón angosto formado por rocas de hasta 8 metros de altura, algo realmente digno de ser visto.

 

            Otro de los lugares conocidos es el buceo desde Playa Amarilla donde se toma el cauce del Río Tercero  viendo muchos árboles y arbustos, hasta que se llega a lo que fuese la base del puente de la ruta nacional 36, al cual se le ha quitado la parte superior de hierro pero sus bases de hormigón y la ruta asfaltada aún permanecen intactos, luego de recorrerlo nos dirigimos a unos escasos cien metros donde encontraremos los restos de lo que fue una de las casonas más imponentes de la zona, lamentablemente la misma fue derrumbada pero permanecen intactas las pircas de contención del jardín, la escalera principal de acceso al predio de un metro de ancho y las barandas de lo que fuese un jardín o galería, un buceo sin desperdicio.

 

            Algunos lugares menos conocidos son las estancias que se encuentran a mayor distancia de la costa, hemos buceado en varias de ellas, descubriendo siempre cosas nuevas y pequeñas construcciones que sirvieron de apoyo a la construcción principal, como ser aljibes, casas de caseros, establos, bebederos, pequeños muelles o pircas de contención.

 

            También se puede bucear el la vieja iglesia, el cementerio, el puente de hormigón que se utilizaba para cruzar el arroyo El Soconcho, y varias casas más de lo que fuese el pueblo de El Salto Norte, además hay varias construcciones más que aún no hemos buceado desperdigadas a lo largo y ancho del lago.

 

 

Cursos de buceo y especialidades.

 

Es muy atractivo el buceo en estos lagos porque con una relativa comodidad se puede acceder a distintas categorías de buceo, pueden realizarse buceos de bautismos o también prácticas para certificación, hay lugares para buzos con poca experiencia como también para aquellos avanzados, pueden hacerse cursos de Open, Advanced, Rescue y hasta algunos niveles profesionales, cursos de especialidades como Fotografía Subacuática, Buceo en Altura, Profundo, Navegación Subacuática, Flotabilidad, Traje Seco, Multinivel y Computador, Nitrox, Nocturno, Búsqueda y Recuperación, Proyecto Aware ID Peces, Naturalista Subacuático y Buceo en Cavernas, Video Subacuático entre otros.

 

            Los cursos de buceo pueden ser tomados por cualquier persona mayor de diez años, no existiendo límite de edad para la práctica del buceo recreativo, los cursos son sencillos y no se precisan conocimientos previos para poder realizarlo, aunque es conveniente tener nociones sobre nado y un estado físico aceptable no son condiciones limitantes, cualquier persona que decida practicar esta actividad puede hacerlo independientemente desde el momento que obtiene su primer certificación, siempre teniendo en cuenta el concepto de buceo seguro, los cursos avanzados y de especialidades no son obligatorios, pero el mayor conocimiento debajo del agua nos ayudará a obtener mejores resultados y disfrutar más.

 

 

La investigación.

 

La primera vez que fui a bucear a Piedras Moras, Córdoba lo poco que pude ver y conocer del lugar me fascinó a tal punto que lo tomé como punto principal para hacer mis viajes locales, está claro que Argentina cuenta con otros excelentes lugares de buceo como Puerto Madryn, con el naufragio Miralles como estrella conjuntamente con la visita de la Ballena Franca Austral, o bien el lago Traful con el bosque sumergido, pero aún así el misterio que rodea a estos lagos de Córdoba con sus bosques centenarios y sus casas que datan algunas de más de dos siglos, hacen que el lugar cuente con un atractivo particular y muy distintivo.

 

            Con excepción de los naufragios, cavernas y tal vez algún otro buceo en particular, los lagos de Córdoba nos ofrecen un atractivo que está allí, inmóvil, esperando en el letargo la llegada del buzo para agitar las aguas y dejar algunas burbujas, aquí el desafío no pasa por tener la suerte de haber visto tal o cual especie marina que justo pasó frente a nosotros, el desafío en estos lagos es comprender lo que se busca, y donde y como buscarlo, si uno hace bien la planificación y el recorrido el buceo tendrá su premio, sino en el próximo será.

 

Conjuntamente con un buzo experto y sobre todo un amigo Julio César Andrés Álvarez, y el apoyo incondicional del operador de buceo local Francisco Lacase, hemos recorrido muchos de estos lugares en busca de respuestas, debemos tener en cuenta que fuera del agua uno ve las cosas más simples a decenas de metros y puede distinguir una casa a varias cuadras, pero esto no ocurre bajo el agua y menos en las condiciones de estos lagos, que si bien consideramos tienen buena visibilidad hay otros lugares donde la misma llega a los sesenta metros. Bajo el agua, no sólo debemos ocuparnos de encontrar las construcciones sino que constantemente debemos utilizar elementos que nos ayuden a orientarnos como ser brújulas, el cause del río, los árboles o la profundidad, debido a que el instinto puede alejarnos mucho del lugar a donde deseamos ir.

 

            Hemos realizado cerca de ochenta inmersiones en distintos puntos de estos lagos, a veces, sólo nosotros, otras veces con alumnos o amigos, recuerdo un viaje, que hicimos junto a  Ana y Martín Taylor, en el que realizamos cuatro inmersiones de cincuenta minutos cada una para poder localizar el casco de una estancia, al encontrarlo se justificó con creces el tiempo y esfuerzo invertidos.

 

            Actualmente contamos con el apoyo de la Secretaría de Turismo de la Municipalidad de Almafuerte y El Observatorio para el Turismo en la Provincia de Córdoba, también con el aporte de algunos vecinos de la ciudad de Almafuerte que entienden la importancia y el esfuerzo que significa poder ubicar estas construcciones que forman parte del patrimonio cultural e histórico de la ciudad, porque si bien algunas de ellas eran del pueblo vecino, como hemos dicho anteriormente la historia de estos lugares tiene un origen en común y sus pobladores compartieron vivencias, muchos de los pobladores originarios de El Salto viven actualmente en Almafuerte.

 

            La investigación del pasado es una tarea ardua que requiere de paciencia, constancia y tenacidad, muchas veces se sigue un camino, una pista para poder dar con algún dato de importancia y los resultados pueden decepcionarnos, aunque treinta años parece poco tiempo y en términos relativos lo es, la realidad nos demuestra que la memoria falla, que las versiones de los hechos se ven distorsionadas o se confunden cuando varias personas hablan de lo mismo, por eso es que uno tiene que ir hilando muchos datos de varios relatos y buscar su coincidencia con algún documente tangible.

 

Existe mucha documentación, pero se encuentra desperdigada y a veces hasta olvidada, hemos recopilado Cartas Topográficas anteriores a la construcción de los diques, teniendo en la actualidad una Carta Topográfica de Río Tercero en escala 1:100.000, del año 1948, lamentablemente no existen cartas actuales de esa zona con esta escala aunque si obtuvimos una Carta de imagen Satelital con estas características, para poder comparar el cauce del río con los lugares actualmente anegados debimos recurrir a una escala mayor de 1:250.000 obteniendo de esta manera dos Cartas de Villa María Córdoba una del año 2005 y la otra del año 1953.

 

También hemos localizado una foto aérea, tomada en el año 1964, del tramo del Río Tercero entre La Cascada y el actual dique de Piedras Moras, luego de digitalizarla a alta resolución podemos observar en la misma los vestigios de distintas construcciones, algunas de las cuales ya habíamos buceado, como ser La Cascada, el puente de la ruta nacional 63, la casona contigua al puente, la casona con galpón que se encuentra frente al médano entre La Bomba y Playa Amarilla, el cementerio, la iglesia y el casco de estancia que se encuentra a ochocientos metros de la costa.

 

En esta foto además se observan otras construcciones, se ve un puente de hormigón que cruza el arroyo El Soconcho a la altura del pueblo El Salto en el cual se ven cerca de dieciseis construcciones, además se aprecia un gran casco de estancia del que hasta ahora no teníamos referencias ni idea de su existencia, se ven otras quince construcciones pequeñas en distintos puntos de lo que ahora es el lago, que por sus dimensiones pudieran llegar a ser casas, graneros o galpones. Habrá que tratar de encontrarlas en nuestros próximos viajes para determinar que son y su estado actual, afortunadamente en la mayoría de los casos las construcciones se encuentran en buen estado y son sólidas, lo que permite, con la capacitación adecuada, bucearlas en su interior.

 

Tenemos el dato de la existencia de una foto aérea de Tercera Usina anterior a la construcción de la misma, la cual nos podría ayudar a determinar el lugar exacto del canal de riego, los puentes, y por lo menos esa aparente casa que descubrimos en nuestro último buceo en ese lugar.

 

Actualmente estamos en contacto con algunos vecinos e historiadores de Almafuerte, como también con distintas municipalidades locales y la empresa EPEC de energía, para obtener datos, planos y fotos de las diversas construcciones, para poder definir su función y quienes eran los propietarios antes de la anegación de las mismas. Una vez establecidos estos datos el paso siguiente sería ubicar los planos de Obras Particulares de cada una de ellas para poder orientarse e inspeccionarlas mejor bajo el agua.

 

            Si bien no consideramos que este sea un trabajo de arqueología subacuática guarda una estrecha relación con la arqueología debido a la meticulosidad con la que deben realizarse las investigaciones tanto fuera como dentro del agua así como el manejo de los documentos que se reciben que en algunos casos son únicos.

 

            Para conocer más sobre este excepcional lugar de buceo o conocerlo personalmente puede contactarse con la Escuela de buceo Austin Underwater  (Argentina - Buenos Aires - Martinez) Enviando un mensaje desde aqui, por teléfono, desde el directorio de BuzosArgentinos, o desde nuestro sitio web. 

 

Andrés Luis Lukac

Instructor de Buceo PADI

Austin Underwater 

Volver al comienzo

Rev: 13 de Octubre de 2009
Alias: austin underwater (Id=434)



Denunciar abuso

Más notas relacionadas con Destinos de buceo

COMENTARIOS A ESTA NOTA
Agregar un comentario

Volver al comienzo

  Inicio |  Preguntas frecuentes |  ¿Qué es el buceo autónomo? |  Directorio |  Sitios Internet
Galería fotográfica |  Boletines de noticias (archivo)  |  Foro de buceo |  E-mail



 © 2000-2018 Buzos Argentinos